BITÁCORA ECLESIAL

CISMA EN ALEMANIA

El cura alemán Eberhard Schockenhoff, profesor de Teología Moral en la Universidad de Friburgo, dijo en una conferencia que« Las personas divorciadas y vueltas a casar están autorizadas a recibir la comunión » y que » la Iglesia debe hacer un llamado para una « reevaluación teológica » procurando buscar « una nueva manera de interactuar con ellas dentro de la Iglesia »

Según Schockenhoff, la Iglesia debe poner énfasis en la preparación de los divorciados vueltos a casar para lograr « la reconciliación en el espíritu de las fuentes bíblicas y la práctica de la Iglesia primitiva », rompiendo con una actitud de « condenación moral » que provoca en las partes interesadas « un doloroso sentimiento de exclusión »

http://paroissiens-progressiste.over-blog.com/

Nota catapúltica 

La Iglesia nunca excluye a los divorciados y “vueltos a casar” de la comunión, siempre que vivan como hermanos y no comulguen juntos, para no dar lugar al escándalo. El asunto no es nada fácil, por cierto, ya que supone aceptar y llevar una pesadísima cruz. Pero dos amigos pidieron fervientemente las gracias para cargarla, y, desde luego, las consiguieron. Murieron como santos. Los pude ver unas horas antes del final y créanme que estaban absolutamente felices, a la espera del encuentro personal con Jesucristo.

VERGONZOSO: EL OBISPO SE JUEGA POR LA LESBIANA

El padre Marcel Guarnizo, párroco de San Juan Neumann,en Gaithersburg(Maryland), se negó a dar la comunión al “señor” Bárbara Johnson, una lesbiana que había asistido a misa acompañada por su “pareja”, advirtiéndole que “no puedo permitirle comulgar porque usted vive con una mujer y eso, a los ojos de la Iglesia, es un pecado”.

Inmediatamente,”Don Bárbaro”  le escribió al párroco, diciéndole que usaría todo su poder para que sea removido”. A su vez , el obispo auxiliar de Washington, Barry Knestout, le pidió disculpas al virago por “la falta de sensibilidad pastoral” del padre Guarnizo.

(En la fotos, el horripilante “señor” Johnson y su episcopal protector)

http://www.lifesitenews.com/news/archdiocese-of-washington-reprimands-priest-for-denying-communion-to-a-lesb

JERIGONZA

En la despedida del desastroso Jorge Casaretto -de perpetua e infelicísima memoria- dijo monseñor Oscar Ojea, nuevo obispo de San Isidro:

“ Empezamos juntos una nueva etapa, en la que me propongo servir a la comunión de todas sus expresiones y por todos los medios disponibles: escucha, diálogo, conocimiento recíproco, etc. deseo que recorramos juntos un camino de integración de realidades, personas y formas de trabajo, porque estoy convencido que sin la comunión en la diversidad, la iglesia no puede realizar la misión que Jesús nos encomendó. Dicha misión es inseparable del diálogo a todo nivel y con todas las personas; por ese motivo tenemos que lanzarnos como comunidad eclesial a explorar nuevos lenguajes que nos permitan acercarnos a aquellos que se sienten más lejos, de manera de integrarnos sumando nuevas perspectivas”.

http://www.aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=30521&format=html&fech=2012-02-29

Nota catapúltica

Dígnese Monseñor aclarar qué es el “camino de integración de realidades, personas y formas de trabajo”, la exploración de “nuevos lenguajes”,etc. etc. etc. porque me quedé en babia.

Los comentarios están cerrados.